5 de enero de 2012

Un Dios salvaje





Adaptación de la obra teatral homónima de la autora francesa Yasmina Reza. Ha sido rodada en Europa, pero la historia se desarrolla en Nueva York. En la obra original, los protagonistas son dos matrimonios que se reúnen, en principio de manera civilizada, para hablar de la reciente pelea que han tenido sus hijos en un parque. Pero el encuentro se complicará hasta límites insospechados. (FILMAFFINITY)

Esta es una de mis últimas películas vistas en 2011 en un pequeño cine antiguo de Granada de la que disfrute bastante ya que está basado en una obra de teatro que no conocía y además me impresionó mucho lo bien que se puede hacer una película con solo un decorado y cuatro actores.

El tema que se plantea puede dar mucho que hablar, no es un tema nada nuevo sino que ya lo discutieron en su época los filósofos Rosseau y Hobbes. En este caso se nos dice que todos tenemos nuestra parte de Dios salvaje, un parte maléfica que llevamos dentro, pero que se oculta con los buenos modales que nos han enseñado, el civismo, etc. Roman Polanski nos muestra un visión cruel y dura donde los cuatro personajes que protagonizan la historia acaban perdiendo los nervios.

En cada personaje podemos observar distintos rasgos o defectos del ser humano que son muy válidos para criticar como por ejemplo, el exagerado civismo y la histeria del personaje de Joodie Foster, el egocentrismo, la incomunicación, el nihilismo...O bien para exaltarlos de alguna manera.
Sin embargo, esta obra cinematográfica nos hace sonreír en diversas ocasiones de lo que dura el film (1h20min) y consigue mantener un ritmo muy bueno que hace que pases un rato entretenido.

Puntuación




Tomás Ruiz

No hay comentarios:

Follow by Email