5 de junio de 2012

The artist


Dirección: Michel Hazanavicius
Guión: Michel Hazanavicius
Música: Ludovic Bource
Duración: 100 min.
Año: 2011

En pleno siglo XXI la película que se llevó más premios en la última gala de los Oscars, incluyendo el premio a la mejor película, fue una cinta muda y en blanco y negro que se ha convertido en una de las películas de las que más se habló.

Después de que muchos ya se hayan olvidado de ella, me he decidido a echarle un vistazo teniendo en cuenta los premios que ha ganado y lo bien y mal que han hablado de ella. Lo siento, pero me era imposible no dejar influenciar por todo lo que supone ganar tantos Oscars en la etapa que vivimos.

Creo que si por algo se ha llevado tantos premios o si por algo se caracteriza es por el componente sonoro. A muchos os resultara una auténtica estupidez lo que acabo de decir, pero creo que es la clave de todo el film, dejadme explicarlo paso por paso.

Para empezar, cuando aparece el protagonista en la pantalla y ves como mueve los labios y, sin embargo a ti no te llega nada te quedas un poco aturdido. Estamos tan acostumbrados a tener una "perfecta" sincronización entre la imagen y el sonido (ya sea del sonido que proviene de la voz de los actores como el de la música que suena de fondo mientras los personajes hablan o la voz en off cobra importancia) que nos resulta extraño ponernos a ver películas mudas en el año 2012. Por eso, debo dar un primer punto positivo a este film ya que tanto Michel Hazanavicius y todo su equipo se hayan atrevido a lanzar una película muda y en blanco y negro sabiendo que no todo el mundo gastaría su dinero para ir a una sala de cine y perder un tiempo con este film.



Siguiendo con mi crítica, creo que el componente sonoro es también fundamental desde el punto de vista de la BSO, si no estuviese bien hecha la música que suena a lo largo de toda la película, el público que ha decidido ir a ver este film se levantaría de la butaca y se marcharía por aburrimiento. Otro punto positivo para el compositor de la obra, merece un gran reconocimiento porque parte del éxito que obtuviese o no la película le corresponde a él.

En cuestiones de guión y dirección volvemos a relacionarlo directamente con el sonido, en el argumento volvemos a encontrarnos que el principal motivo o tema principal es la articulación sonora. Así lo podemos comprobar en la sinopsis que nos ofrece la página web de film affinity:

Hollywood, 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo a quien la vida le sonríe. Pero, con la llegada del cine sonoro, su carrera corre peligro de quedar sepultada en el olvido. Por su parte, la joven actriz Peppy Miller, que empezó como extra al lado de Valentin, se convierte en una estrella del cine sonoro. (FILMAFFINITY)

En conclusión, debo dar mi más sincera enhorabuena a todo el equipo de la película por haberse atrevido con una cinta como esta, en la que podemos encontrar una comedia entretenida que no solo está enfocada a personas de alto nivel intelectual (como he leído en algunos sitios). Simplemente hay que tener un poco más de paciencia y acomodarse a los códigos que se utilizan.
Está claro que si buscais puro entretenimiento o algo actual no os pongáis a ver esta película, aquí no encontraréis la acción que tanto gusta en el cine de ahora, la comedia simplona, ni los buenorros y buenorras que se hacen llamar "actores".

Puntuación: 4/5

Tomás Ruiz

Follow by Email