30 de octubre de 2010

Noviembre


Por fin tengo un poco de tiempo libre para escribir sobre algunas de las películas que he visto últimamente, prestadas de la biblioteca. Está, en especial, la cogí porque mucha gente me la había recomendado y ya me picaba la curiosidad de verla y ahora después de haber disfrutado de ella os comento lo siguiente:

Para aquellos teatreros y teatreras que hay navegando por la blogoesfera es una peli que debéis ver si o sí y ya mismo! NO OS LA PERDÁIS! 

¿Qué es lo que más me ha gustado?

La BSO de Eduardo Arbide, gran hilo musical durante todo el film que hace que se muy emotiva y consiga una buena crítica.

¿Y lo que menos?

El ruido, lo alborotado que son algunas escenas, aunque comprendo que sea necesario en determinadas escenas, pero a veces resulta un poco molesto.

Desde mi punto de vista he podido percibir un sueño de lo que cualquier teatrero le gustaría realizar un teatro independiente al comercial o cualquier otro, sin embargo vivir de ello sería algo imposible para personas que no tienen otra ocupación a la que dedicarse.
Se puede apreciar una crítica a escuelas de arte dramático (que no es el caso de la mía!) en las que utilizan los sentimientos de cada persona como tal para trabajar encima de ellos y construir un personaje para una determinada representación teatral.

Consideran un trabajo fundamental y básico el partir desde los sentimientos reales de una persona para una obra teatral o muestra.
Es una manera de enseñar como otra cualquiera, pero no estoy de acuerdo con dicha práctica, me parece una manera muy cruel de trabajar e inútil, no respeta la intimidad,  por llamarlo de alguna manera, las experiencias personales de cada ser humano y juega con sus sentimientos.


Un final imprevisible acompañado de una dulce música que ya había sonado en los principios, en lo que podríamos llamar la introducción-presentación. 

MI puntuación es:



No hay comentarios:

Follow by Email